Cendief

Calabaza, rica en antioxidantes

pumpkins 457715 1280A finales de agosto y principios de septiembre se empiezan a recolectar las calabazas, ya maduras y a punto para consumir o guardar. Que la calabaza engorda es uno de esos mitos alimentarios que han perdurado a lo largo de los años.  Se sugiere que este mito proviene de la calabaza de cabello de ángel, que se utiliza sobretodo para pastelería como relleno dulce, que da a la calabaza un valor calórico muy elevado. La pulpa de esta calabaza (la confitera) se hierve y se le añade gran cantidad de azúcar, obteniéndose el cabello de ángel. A lo largo de la geografía española se consumen este tipo de pasteles y realmente son muy calóricos, pero por la cantidad de azúcar, no por la pulpa de calabaza.

Las calabazas contienen una alta proporción de antioxidantes, vitaminas y minerales, lo que las hace muy interesantes como alimentos. Hay que añadir que también son muy poco calóricas, lo que nos puede interesar para añadir a dietas para bajar peso, sea cocinada o incluso cruda.

Dentro de los antioxidantes resaltan los beta-carotenos (provitamina A), que son muy importantes para la visión, mejoran el estado de la piel y optimizan el funcionamiento del sistema inmunitario. Podemos destacar el licopeno, un carotenoide que se ha hecho famoso por  ser provechoso para las personas con altos niveles de colesterol y como preventivo en algunos tipos de cáncer. La calabaza también contiene cumarinas, que son conocidas por su capacidad de prevenir problemas de circulación.

Hay más de 850 especies de calabazas pero se pueden dividir de manera fácil en calabazas de verano y calabazas de otoño-invierno.

 

Calabaza de verano.  Tienen piel más clara y fina, sus semillas son blandas. El período de conservación es corto y hay que consumirlas pronto, sea cocinadas o crudas. Tenemos la calabaza bonetera, la calabaza espagueti y la calabaza rodín.

Calabaza de otoño-invierno. Son más dulces y secas que las de verano, aunque cortadas en agosto son muy tiernas y con alto contenido en agua. Se conservan durante más tiempo gracias al grosor de su piel. Encontramos la calabaza banana, la de violín, la de cidra o la confitera.

De la calabaza se sacan también las pipas, que son ricas en hierro, calcio, cobre, magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B y también E. Pero de las semillas hablaremos en otro articulo.

Composición nutricional por 100 g de porción comestible de calabaza cruda:

Energía (Kcal) 31,7
Agua (g) 89,4
Hidratos de carbono (g) 5,6
Proteínas (g) 1,2
Grasas (g) 0,5
Fibra (g) 2,4
Carotenoides totales (mcg) 4240
Ácido fólico (mcg) 25
Vitamina E (mg e.t.) 0,10
Calcio (mg) 18
Magnesio (mg) 10
Yodo (mcg) 1,4
Fósforo (mg) 30
Potasio (mg) 450
Selenio (mcg) 0,3
Vitamina C (mg) 12

Fuente: Programa de Cálculo Nutricional CESNID (excepto selenio y yodo)

Una de las recetas más fáciles y prácticas es la crema de calabaza.

Crema de calabaza

Ingredientes (3 personas):              

Un trozo de calabaza (400 g)

Una patata mediana (130 g)

Un puerro mediano (120g)

Una zanahoria (100 g)

Aceite de oliva y sal

Preparación:

Limpiar las verduras y pelarlas; añadirlas a un cazo mediano con agua y hervir unos 12 minutos o cuando veas que la zanahoria esté blanda. Si ves que sobra agua una vez hervidas la quitas y si no trituras las verduras y al final añades el aceite de oliva y la sal.

 

Dirección

C. Castillejos, 314 4º piso B
08025 - Barcelona
Tel 935455874
Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Estamos en las redes sociales. Síguenos y mantente informado.

     

Inicio Blog Calabaza, rica en antioxidantes