Cendief

¿Porqué aumentamos de peso con la edad?

Una de las preguntas más frecuentes en la consulta hace referencia a porqué comiendo lo mismo y no haciendo excesos en el ámbito alimentario aumentamos de peso cada año, sin notarlo. Suele ser un peso generalmente imperceptible, que ni tan siquiera nos deja que la gente habitual lo note. Solo aquellos conocidos que hace tiempo que no nos ven notan la magnitud del desastre. También es posible que poco a poco la ropa nos vaya quedando más estrecha o no se nos ponga tan bien como antes. Esta es una de las mejores oportunidades para intentar descubrir qué está pasando y poner rápida solución.

Uno de los efectos de este aumento de peso es el sedentarismo y la inactividad, que muchas veces se instala en la vida adulta. Muchas personas dejan de hacer actividades que realizaban o las hacen menos días o de forma menos vigorosa que antes. Es evidente que los efectos sobre el peso son demoledores y rápidos.

La pérdida de masa muscular y el envejecimiento de los tejidos metabólicamente activos es otro de los efectos colaterales que hace que en general la población tienda a aumentar de peso con la edad. A medida que pasan los años estos tejidos se vuelven menos eficientes a la hora de quemar energía. Las hormonas de la tiroides se pueden alterar, la testosterona, los estrógenos o las hormonas del crecimiento son algunas de estas hormonas que acaban provocando desórdenes a la hora de procesar esta energía.

La alimentación también puede cambiar, los hábitos alimentarios con la edad se pueden dejar de hacer regularmente debido a los cambios de humor y a las fluctuaciones del binomio hambre/saciedad. Es muy típico que muchos adultos dejen de cenar o se pasen a las cenas frugales, rápidas y poco elaboradas, muchas veces de bajo valor nutricional. Poco a poco se altera la dieta y se vuelve cada vez más desestructurada por lo que se refiere a macro y micronutrientes. Encontrar personas con una ingesta baja de proteínas o bien con un perfil de vitaminas que presenta carencias es demasiado habitual.

Aspectos genéticos o epigenéticos que tenemos activos, y que pueden tener relación con las hormonas, los neurotransmisores, determinadas intolerancias alimentarias o ambientales son aspectos que suelen causar desánimo y frustración en muchas personas. Seguir una pauta y ver que no bajas peso o no disminuyes el peso que quisieras es fácil que tenga efectos de rabia y frustración. La sensación de nadar contra corriente es tan grande que hace que muchos abandonen definitivamente.

Bajar el peso no es garantía suficiente que se mantendrá estable durante el resto de la vida y hace falta que pongamos los cinco sentidos, aunque lo habitual es que poco a poco vuelva a aumentar. Es trabajo nuestro que no lo haga en exceso y que lo podamos controlar.

Cinco consejos para evitar el aumento progresivo del peso:

1) Mantenerse activo y hacer ejercicio cada día.

2) Consumir proteínas de buen valor biológico en su justa medida: yogures, pescados, pollo, etc.

3) Hacer comidas completas que siempre incluyan algún alimento vegetal: cereales, legumbres, verduras o frutas.

4) Seguir un menú equilibrado de forma ordenada.

5) Los alimentos con más azúcares (dulces), los que tienen más grasas (embutidos o carnes grasas) y las bebidas alcohólicas hay que consumirlas eventualmente.

Dirección

C. Castillejos, 314 4º piso B
08025 - Barcelona
Tel 935455874
Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Redes sociales

Estamos en las redes sociales. Síguenos y mantente informado.

     

Inicio Blog ¿Porqué aumentamos de peso con la edad?